Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 




PARA QUÉ SE NOS DA EL ESP√ćRITU SANTO

Domingo de Pentecostés. 4 junio 2017

Hechos 2,1-11, 1 Corintios 12 y Juan 20,19-23.

Carlos Pérez B., pbro.

 

El libro de los Hechos de los ap√≥stoles y el evangelio seg√ļn san Juan aparentemente no concuerdan en la cronolog√≠a de los acontecimientos pascuales. Seg√ļn el libro de los Hechos, el Esp√≠ritu Santo vino sobre aquella primera comunidad de disc√≠pulos en el cincuentavo d√≠a de la pascua. Pero seg√ļn san Juan, Jes√ļs sopl√≥ sobre ellos al Esp√≠ritu el mismo d√≠a de la resurrecci√≥n. ¬ŅEntonces? Lo que pasa es que san Lucas en el libro de los Hechos lo que hace es manejar los n√ļmeros simb√≥licos de plenitud tan propios de la sagrada Escritura: los 40 d√≠as para la ascensi√≥n de Jes√ļs, las siete semanas (con el cierre del 50¬ļ d√≠a) para la venida del Esp√≠ritu Santo. Sus cuentas no son aritméticas. Repito: son s√≠mbolos de plenitud.

Habr√≠a que decir que el Esp√≠ritu Santo siempre ha estado activo desde la creaci√≥n del mundo. Y contin√ļa recreando maravillosamente esta creaci√≥n din√°mica. Las ciencias y los nuevas tecnolog√≠as nos asoman a las lejan√≠as del universo y los creyentes lo que hacemos es sorprendernos a√ļn m√°s del poder recreador del Esp√≠ritu.

El Esp√≠ritu Santo actu√≥ de manera muy especial en la encarnaci√≥n del Hijo de Dios, en su ministerio en Galilea, lo condujo al desierto, revel√≥ la plenitud de su acci√≥n y su presencia en Jesucristo en el r√≠o Jord√°n. Sabemos que el Esp√≠ritu fue conduciendo a Jes√ļs hasta la cruz y resurrecci√≥n. Lo que sucede después de la resurrecci√≥n, es una acci√≥n especial de los nuevos tiempos. Si antes el pueblo de Dios no ten√≠a conciencia de la acci√≥n del Esp√≠ritu, ahora los creyentes, por ense√Īanza personal de Jes√ļs, sabemos que él es el que hace todas las cosas, que a nosotros y a todo nuestro mundo lo que nos toca es abrirnos a sus impulsos y dejarnos empujar por él. Lo que nosotros no podemos hacer, como salvar a este pobre mundo, el Esp√≠ritu Santo s√≠.

El Esp√≠ritu Santo no es un objeto que podamos manejar a capricho. El Esp√≠ritu no un dispositivo para lucimientos personales. No es para que los obispos y sacerdotes se crean m√°s que los dem√°s. El que tiene un don del Esp√≠ritu es para se ponga a servir. El Esp√≠ritu es para la misi√≥n y para la comuni√≥n. El Esp√≠ritu es para que salgas, para que te encarnes como Jes√ļs, para que te hagas galileo, para que evangelices a los pobres, para que afrontes los conflictos como Jes√ļs, para que entregues enteramente la vida por la obra del Padre, para que llegues a la cruz, para que vivas en plenitud, para que des vida como Jes√ļs, para que sigas enteramente sus pasos. Si nuestra Iglesia no se vuelve pobre, misionera, entregada, es que no tiene el Esp√≠ritu de Dios, tendr√° el esp√≠ritu del mundo pero no el de Dios.

¬ŅC√≥mo darle o abrir a la gente a la acci√≥n del Esp√≠ritu? ¬ŅS√≥lo bautiz√°ndoles? Es lo que hacemos y no se ven resultados. En el evangelio vemos que la experiencia del encuentro personal con el Resucitado nos abre al Esp√≠ritu, y es el Esp√≠ritu el que nos conduce al encuentro personal con Jesucristo.

El Esp√≠ritu no hace una obra distinta a la de Jes√ļs, al contrario, nos recuerda las palabras de Jesucristo y nos fortalece en su seguimiento. El Esp√≠ritu no deja a Jes√ļs en el antiguo testamento. El Esp√≠ritu viene a confirmar y a sacar adelante la obra de Jes√ļs: "Cuando venga él, el Esp√≠ritu de la verdad, los guiar√° hasta la verdad completa; pues no hablar√° por su cuenta, sino que hablar√° lo que oiga, y les anunciar√° lo que ha de venir. El me dar√° gloria, porque recibir√° de lo m√≠o y se lo anunciar√° a ustedes‚ÄĚ (Juan 16,13-14).

 


Copyright © 2017 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |