Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

 





¿QUÉ LE PERTENECE A DIOS?

Domingo 22 octubre 2017

Mateo 22,15-21.

Carlos Pérez B., pbro.

 

Seguimos contemplando a nuestro señor Jesucristo en los atrios del templo de Jerusalén. Había llegado aquí desde Galilea, el lugar de sus milagros y de sus enseñanzas, del entusiasmo del pueblo que percibía en él que Dios estaba con ellos. En cambio, en Jerusalén Jesucristo encontró la principal y más fuerte oposición a su obra. Ahí le quitarían la vida con la finalidad de deshacerse de él y de toda su obra.

Después de dirigirles varias parábolas a los sumos sacerdotes y ancianos del sanedrín, ahora va a estar recibiendo a distintos grupos que le plantean varias cuestiones para ponerlo a prueba, para ponerle trampas. Para hacerle una pregunta tramposa se presentan los fariseos junto con los herodianos, dos grupos completamente antagónicos, pero por esta ocasión unidos por esta causa: "¿Es lícito pagar el impuesto al César?”, le preguntan. Antes lo llenan de adulaciones, como si a Jesús le gustaran esa clase de honores baratos. El Papa Francisco decía hace unos meses que era alérgico a los aduladores. A nosotros, ¿nos gusta que nos adulen? (Contestemos sinceramente). Son mejores las críticas constructivas, porque nos hacen crecer. Jesucristo les quita la máscara diciéndoles en su cara que cómo son hipócritas. Lo que le dicen a Jesús estos fariseos y herodianos, nosotros mismos lo decimos pero con franqueza, y además con admiración y con cariño:

"Maestro, sabemos que eres veraz y que enseñas el camino de Dios con franqueza, que no te importa por nadie, porque no miras la condición de las personas”. Jesucristo siempre dijo la verdad, no se detuvo ni ante la muchedumbre ni ante las autoridades romanas o judías. No se dejó llevar por ese falso respeto humano que tanto permea en nuestra sociedad y nuestra Iglesia. Todos los cristianos debemos ser como Jesús, fieles a la verdad, valientes para decirla y testimoniarla.

La trampa que le plantean consiste en colocar a Jesucristo entre la espada y la pared: si dice que sí, entonces se pone en mal con el pueblo judío que no estaba de acuerdo en pagar impuestos a un poder extranjero. Y si dice Jesús que no, entonces se pone en mal con los herodianos ahí presentes, y lo pueden acusar de sedición o de incitar a la desobediencia civil. Pero Jesús es más listo de lo que ellos se imaginan. Es listo para zafarse de la trampa, pero para nosotros es sabio, con sabiduría profunda que es preciso discernir.

La respuesta de Jesucristo se ha hecho famosa en nuestro argot social y religioso: "Den al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios”. Con esto los deja callados y sin armas para seguir insistiendo.

Pero nosotros nos quedamos con su enseñanza profunda, y debemos acogerla y discernirla. En ambientes sociales y religiosos, y también políticos, se quiere hacer decir a Jesús cosas que estaban muy lejos de su mente, y de la mentalidad de aquellos tiempos. Jesucristo no nos está dando una norma para regular las relaciones entre la Iglesia y el estado, o definiendo los campos de acción de los creyentes en el seno de la sociedad. Esto es estirar las palabras de Jesús demasiado.

Para iluminar la acción de los creyentes en el seno de este mundo, tenemos que leer los cuatro evangelios, contemplar a Jesucristo en medio de aquella sociedad religiosa, y al mismo tiempo dominada por un poder extranjero. Cómo vivió Jesús, ésa es la respuesta y la luz para nosotros.

La respuesta de Jesucristo es una respuesta abierta para que el creyente dé su propia respuesta. Ahí está la sabiduría de Jesús nuestro Maestro. Al decir, dale al césar lo que es de él. Jesucristo no te está diciendo qué; eso lo tienes que decidir tú, desde tu corazón, desde tu fe. Hay quienes le reconocen al césar o al poder temporal o civil, todo, como en los regímenes absolutistas y totalitarios: Las personas le pertenecen al césar, los derechos humanos, los valores, la justicia, la paz, el mundo, la naturaleza, el matrimonio, la familia, la sexualidad, el amor, y muchos etcéteras. ¿Es así? ¿Ésa es nuestra respuesta? Claro que los creyentes decimos que no. Todo eso le pertenece a Dios. Dios es el autor y el dueño de todas las cosas. Ésa es la enseñanza de Jesús, y es nuestra profesión de fe: darle a Dios lo que le pertenece. Nosotros nos entregamos enteramente a él.

Ni siquiera pensamos que nuestros impuestos les pertenecen a los gobernantes en turno. Nuestros impuestos le pertenecen al pueblo. Que ellos se adueñen de nuestros impuestos, eso se llama corrupción, y es uno de los problemas más grandes que padecemos.

 

Copyright © 2017 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |