Maximino Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación     





RELIGIÓN DE TEMPLO O SEGUIMIENTO DE UNA PERSONA

Domingo 4 marzo 2018. 3º de cuaresma

Juan 2,13-25.

Carlos Pérez B., Pbro.

 

     Esta escena de la expulsión de los vendedores del templo, el evangelista san Juan la coloca al comienzo del ministerio de Jesús. Los otros tres evangelistas la traen al final. ¿Cuál es la intención del evangelista de hoy? Jesús es el nuevo templo, el lugar o la persona que hace presente a Dios, el medio por el cual Dios hace llegar su gracia y su salvación a su pueblo. Con esta óptica quiere el evangelista que recorramos las páginas de su evangelio, desde el principio. De esta manera se subraya que Jesucristo, su vida, sus milagros, sus enseñanzas, no quedan como parte del AT. Porque hay el riesgo de que consideremos así lo anterior a su resurrección; y lo posterior a su resurrección, como el Nuevo Testamento.

     Como cada vez, aclaremos que los mercaderes del templo no eran vendedores ambulantes que estaban ahí por iniciativa y provecho propio. No. Eran parte de la estructura religiosa del templo, eran empleados de los sumos sacerdotes. Los animales que vendían eran necesarios para el culto, porque quienes venían de lejos no podían traer sus propios animales cargando, mejor los compraban aquí. Y el cambio de monedas también se hacía necesario porque no se quería que entraran al templo monedas con la imagen del emperador romano quien se creía divino; los judíos tenían prohibido por Dios mismo el hacerse imágenes.

     Esto quiere decir que Jesucristo no entra en conflicto con la vendedera del templo, sino con el templo en su conjunto. Por eso dirá: "destruyan este templo”. En los otros evangelios, Jesucristo sólo profetiza la destrucción del templo de Jerusalén, la cual sucedió a cargo de los romanos en el año 70, unos cuarenta años después de que Jesús la anunció. Aquí en san Juan esa destrucción suena a mandato, a orden: destruyan este templo para yo darles otro. De esto se trata, de sustituir el actual templo, con todos sus componentes, por otro, por una persona.

     Esto que nos dice Jesús, no nos lo hemos tomado muy en serio en nuestra Iglesia católica actual. La disyuntiva es ser una religión centrada en el templo, o ser una religión centrada en una Persona. El cristianismo es radicalmente esto segundo, es una religión que consiste en el seguimiento de una Persona, en vivir de acuerdo a sus enseñanzas, en colaborar activamente en su obra del reino de Dios, la salvación integral de este mundo nuestro.

     Durante los dos primeros siglos de nuestra Iglesia primitiva, los cristianos no tuvieron templos, se reunían por las casas. Pero tenían conciencia de que toda su vida, era un culto permanente de adoración a Dios, su apostolado, su vida fraterna, su caridad. Era lo que Jesús les había enseñado; por ejemplo en la parábola del samaritano compasivo en la que el sacerdote y el levita, hombres del culto y del templo, dieron un rodeo ante el hombre asaltado; evangelio según san Lucas. Es lo que expresa Jesucristo en su discurso final en el evangelio según san Mateo: tuve hambre y ustedes me dieron de comer... Fue toda la vida de nuestro Señor que podemos leer en el evangelio según san Marcos: su vida, sus enseñanzas y milagros los realizó Jesús en los caminos, en los hogares de Galilea, en sus sinagogas, a orillas del lago, hasta en tierra de paganos.

     La religión del templo es una religión que se presta para el divorcio entre la fe y la vida que denunciaban los obispos en el concilio Vaticano II (ver G. et S. 43); algo que nuestro señor Jesucristo denunció severamente sobre cómo vivían su religiosidad los escribas y fariseos. En general las religiones del mundo consisten a darle culto a un dios con actos externos a la persona, que no comprometen su vida.

     Platicando con una mujer samaritana, Jesucristo le dice que van a llegar días en que los verdaderos adoradores de Dios lo van adorar, no en el templo o en el monte, sino en espíritu y en verdad (ver Juan 4,21).

     Aprovechemos esta cuaresma para ir colocando nuestra vida en torno a la Persona de Jesús, su Palabra, su proyecto del reino. Estudiemos los santos evangelios cada día para ir conociendo mejor a esta persona que le da sentido a nuestra vida.

 

Copyright © 2018 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |