Maximino Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación     





LA PLENITUD DE LA OBRA DE CRISTO

Domingo 13 mayo 2018, La ascensión del Señor

Hechos 1,1-11. Marcos 16,15-20.

Carlos Pérez B., Pbro.

 

A los cuarenta días de haber celebrado la pascua de resurrección de nuestro Señor, la Iglesia celebra la fiesta llamada de su ascensión a los cielos, tal como nos lo platica san Lucas en el primer capítulo del libro de los Hechos. Los cuarenta días se cumplieron este jueves pasado, pero en México se ha pasado esta fiesta al domingo para que más católicos se den oportunidad de celebrarla, especialmente este año en que coincidieron el día de la madre con la fiesta de la ascensión.

Lo que nos ha dicho san Lucas en el libro de los Hechos es algo muy propio de él, o de la reflexión que recibió de la tradición de san Pablo. Los otros evangelios expresan de distinta manera este misterio al que podríamos llamar ‘la plenitud de la obra de Cristo’. Por ejemplo san Mateo no habla de ascensión sino de permanencia hasta el final de los tiempos. San Juan nos platica las apariciones del Resucitado a los discípulos que se dan de manera especial el primer día de la semana.

En san Marcos encontramos dos finales: el original y el añadido. En su primer final, San Marcos expresaba una intención muy particular. Un joven de túnica blanca les dice a tres mujeres que fueron a buscar el cuerpo de Jesús: "Buscan a Jesús de Nazaret, el Crucificado; ha resucitado, no está aquí. Vean el lugar donde le pusieron. Pero vayan a decir a sus discípulos y a Pedro que irá delante de ustedes a Galilea; allí le verán, como les dijo”. Como a aquellas mujeres, hoy día Jesucristo continúa enviándonos a Galilea. ¿Qué es Galilea? Galilea es ahí donde están los pobres, los enfermos, los excluidos, los impuros, los olvidados de la sociedad. En ellos Jesucristo comenzó su obra salvadora, en ellos la seguirá realizando, y contando por iniciativa suya, con la colaboración de nosotros.

El pasaje evangélico que hemos escuchado ahora, es el segundo final del evangelio según san Marcos, es de tradición lucana. Es desde luego un pasaje evangélico canónico, inspirado por el Espíritu Santo como los demás pasajes evangélicos.

Jesucristo nos envía, en este segundo final, a predicar el evangelio a todo el mundo, de manera integral, es decir, verbalmente y con señales milagrosas. Sabemos que eso de expulsar a los demonios, hablar en lenguas nuevas, coger serpientes con las manos, beber veneno mortal, imponer las manos sobre los enfermos, expresa  mucho más de lo que literalmente vemos. Eso nos dice que la predicación y la fe no se han de quedar en meras palabras, en meros actos mentales, en el aire, en buenas intenciones, sino que han de aterrizar en señales evidentes que el reino de Dios está llegando a nuestras gentes. Así en nuestros tiempos, Jesucristo sólo será buena noticia para el mundo en la medida que la vida vaya cambiando. Los demonios, las serpientes y el veneno mortal representan los males que aquejan a las gentes. El pueblo debe aprender y sentirse capaz, con la fuerza de Dios, de tomar los problemas en sus manos. La salud de las personas y la salvación de todas las naciones son una señal que debe acompañar necesariamente nuestra actividad evangelizadora.

¿Qué tan convencidos estamos de que Jesucristo es la Novedad de salvación para nuestro mundo? Esta convicción se deja ver palpablemente en nuestra acción apostólica. Si nos hemos estacionado en una religión intimista, cultualista y moralista, y no salimos a pregonar lo que Jesús es para nosotros, entonces nos somos enviados ni discípulos de Jesús.

En nuestra parroquia precisamente nos estamos recordando que estamos en estado de misión permanente. En el Boletín Parroquial de este mes de mayo hemos puesto tres puntos en los que queremos convocar a todos nuestros católicos: la lectura diaria de una página de los santos evangelios, la participación en la celebración dominical, la invitación a irse sumando a nuestros grupos, ministerios y apostolados. Hagamos llegar esta convocatoria a todas nuestras gentes.

 

 

Copyright © 2018 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |