Maximino Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación     





SEÑOR, ENSÉÑANOS A ORAR

17º domingo ordinario. 28 julio 2019

Lucas 11,1-13.

 

Carlos Pérez B., Pbro.

 

Contamos con dos versiones de esta oración tan hermosa que nos ha enseñado Jesús: el ‘Padre Nuestro’ en san Mateo y la oración al Padre en san Lucas. La oración que nosotros recitamos es la de san Mateo. La oración al Padre en san Lucas es más breve, por eso también es muy valiosa. Podríamos usar cualquiera de las dos en nuestras oraciones pero lo mejor es entrar en su espíritu, el espíritu orante de nuestro Señor. Hay otras oraciones al Padre en los santos evangelios que también podríamos recitar o tomar como modelos: la exclamación de Jesús al contemplar a los pobres frente a sí: "Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños” (Mateo 11,25 y Lucas 10,21); o aquella otra oración más larga de la última cena: "Padre, ha llegado la hora; glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti…” (Juan 17,1). O  por qué no recordar también las palabras de Jesús en la cruz: "Padre, en tus manos pongo mi espíritu" (Lucas 23,46).

Hay autores y hay comunidades que han elaborado diversos ‘Padres nuestros’ siguiendo el esquema que nos da nuestro Señor, como éste:

"Padre de todas las caricias… Mamá, Papá de todos los vivientes, sabemos que tú estás muy dentro de nosotros y nosotras… Sabemos que si compartimos nuestro pan de cada día habrá suficiente para todos y sobrará… Tú siempre nos perdonas hagamos lo que hagamos, antes de pedirte perdón. Somos nosotros los que no perdonamos…”

Tanto en Mateo 6 como en Lucas 11, Jesucristo nos ofrece más instrucciones acerca de la oración, porque la vida del cristiano no se puede entender sin una auténtica oración. Hay que distinguir que no es lo mismo rezar que orar. Lo mejor es ponerse en la presencia del Padre, con agradecimiento, con alabanza, con súplica, con escucha de su Palabra. El católico que lee diariamente los santos evangelios, hará que en su oración resuenen las palabras de Jesús que con la ayuda del Espíritu Santo lo van iluminando y conduciendo en su vida.

¡Es tan fácil orar! ¿Es cierto? Hay que dejar que la alabanza salga de nuestro corazón a cada momento. Hay que educar el corazón para bendecir a Dios: desde que amanecemos: por la vida, por nuestros seres queridos, por la comida (¿bendicen a Dios en cada comida?), por el agua, por este mundo tan hermoso y tan lleno de vida, por la maravilla de ser seres humanos, por la alegría, por el amor que Dios ha depositado en nuestros corazones, por los sacramentos, porque Jesucristo nos ha revelado que el Creador es nuestro Padre, por el don del Espíritu Santo, por la Palabra de Dios, porque Jesucristo vino a este mundo y nos dejó este Evangelio tan extraordinario, la buena noticia para los pobres. Podríamos vivir la oración a lo largo del día y todos los días. Hoy Jesús nos enseña que nuestra oración debe ser constante, persistente, empeñosa.

Pero, claro, nosotros acogemos estas instrucciones de pedir, de buscar, de tocar, y las ponemos en práctica sólo pidiendo mentalmente. Pero debemos entender con más integralidad la enseñanza de Jesús. Si pides, busca; si pides, pon tu corazón y todo tu ser en lo que pides; si pides, debes estar dispuesto a pagar las consecuencias, porque Dios da pero al mismo tiempo te compromete; si pides, debes ponerte en sintonía con la voluntad de Dios, porque Dios sabe mejor que tú lo que necesitas, lo que más te hace falta a ti, y lo que le hace falta a este mundo para salvarse.

Jesucristo nos enseña a pedir el Espíritu Santo. Nosotros pedimos trabajo, solución a nuestros problemas, el pan de cada día, la salud, el bienestar y la seguridad de los hijos y demás seres queridos, la lluvia, la paz… pero ¿le pedimos a Dios su santo Espíritu? Es lo que más nos hace falta. Porque si nos falta pan, si estamos pasando por alguna situación negativa, si es tiempo de sequía, etc., con la fuerza del Espíritu Santo nos sostenemos en cualquier adversidad. Más aún, con la luz y la fuerza del Espíritu podremos llevar adelante el plan de la transformación de raíz de nuestro mundo, que es lo que Dios quiere para todos.

Si queremos aprender a orar, sigamos las páginas de los santos evangelios y ahí contemplaremos a un auténtico hombre de oración.

 

 

Copyright © 2019 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |