Maximino Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación     





EN LA FAMILIA SE FORMÓ EL PEQUEÑO JESÚS

D. 29 diciembre 2019, La sagrada Familia

Mateo 2,13-15 y 19-23.

Carlos Pérez B., pbro.

 

La navidad no es una celebración de un día, es un tiempo litúrgico que en este año va del atardecer del día 24 hasta el domingo 12 de enero. Pero claro que el espíritu de la navidad, del amor, de la paz del que nació en Belén nos ha de durar todo el año.

Para ayudarnos a permanecer en el espíritu de la navidad, la Iglesia nos ofrece varias fiestas y celebraciones relacionadas directamente con la encarnación del Hijo de Dios: los santos Esteban y Juan, los santos inocentes, esta fiesta de hoy de la Sagrada Familia, la maternidad de María, la Epifanía del Señor y finalmente su Bautismo. Hoy contemplamos a la pequeña familia que formó el hijo de Dios con sus padres humanos, María y José, y en esta familia contemplamos y queremos moldear a nuestras familias de sangre, pero también contemplamos a la gran familia que Dios quiere formar con todos los seres humanos; le llamamos Iglesia, una familia de brazos abiertos que desea, no apropiarse sino integrar en su alegría, en la gracia de Dios, en su salvación a todos, hombres y mujeres.

¿Qué valores contemplamos en la pequeña familia de Jesús? La humildad de unos pobres galileos que en el momento del nacimiento de su pequeño eran peregrinos. Para tomar su parte en los santos planes de Dios, no le exigieron mejores condiciones que las circunstancias que estaban viviendo. Por eso decimos que la obediencia es uno de sus grandes valores. Pero antes es necesaria la escucha y la atención a su Palabra, a sus mensajes. María, según san Lucas, estuvo atenta cuando el ángel Gabriel se le presentó para revelarle el plan de Dios; José, según san Mateo, sabía escuchar y discernir lo que el ángel le manifestaba en sueños: primero: recibe a María tu mujer y ponle Jesús al niño; luego, llévatelos a Egipto (con lo que los tres experimentaron lo que hoy día experimentan tantos migrantes que sin más recursos que lo que llevan puesto, salen de su patria rumbo al extranjero); y enseguida, regresen a su patria, pero no se queden en Judá sino que váyanse a Galilea, a Nazaret. Galilea era la tierra de los alejados de Dios y del templo de Jerusalén, Nazaret era un caserío desconocido, perdido entre las lomas de Galilea, un poblado de pastores y jornaleros, y un que otro artesano, como José, y después como lo sería su hijo. Es necesario que sigamos insistiendo a todos los católicos que la fe es obediencia, no meramente un conjunto de creencias. La verdadera fe es estar pendiente de Dios para entrar de cuerpo entero en sus santos planes de salvación del mundo. La obediencia no se vive con simpleza ante el que está encima de mí, en autoridad. La obediencia es una virtud que se vive en relación con Dios, nuestro Padre. La obediencia nos lleva a vivir nuestra vida (personal, familiar, eclesial y social) en sintonía con su Palabra, una Palabra escuchada y discernida día con día, como dice el profeta Isaías en uno de los cánticos del Siervo: "Mañana tras mañana despierta mi oído, para escuchar como los discípulos” (Isaías 50,4). La obediencia la vivimos cuando estamos pendientes de los mensajes que Dios nos envía a través de las circunstancias de nuestro tiempo, a través de la Iglesia a la que pertenecemos, a través de nuestra sociedad, de nuestros hermanos, especialmente los más necesitados, a través incluso, del conocimiento que vamos teniendo de nuestra realidad y de la creación.

¿Y qué otras virtudes contemplamos en esta maravillosa familia de Jesús más allá del texto que hemos escuchado? El respeto, el amor al interior de la familia y hacia los demás, la compasión hacia los más necesitados, la formación como ser humano íntegro y la formación en la fe del pequeño Jesús, el servicio humilde, la fraternidad hacia todos los seres humanos, la apertura y no el encierro en sí mismos, el trabajo y la laboriosidad que es propia de todo ser humano, el amor a la verdad, la entereza, la valentía, el sentido de la justicia. De algunas de estas cosas nos ha hablado la Palabra de Dios en la primera y en la segunda lectura.

 

 

Copyright © 2020 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |