Maximino Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación     




JESUCRISTO, LA PERSONA UNIVERSAL

Domingo 5 enero 2020

La Epifanía del Señor

Mateo 2,1-12.

Carlos Pérez B., pbro.

 

Nosotros no le llamamos a la celebración de hoy ‘día de reyes o de reyes magos’. Los magos del oriente no son los protagonistas de este día sino nuestro Señor, el Niño que nos nació en Belén. La fiesta de hoy es parte del tiempo de navidad. La Iglesia la celebra el 6 de enero pero los obispos mexicanos la han pasado al domingo para dar oportunidad de que todos los católicos (¿un 10%?) la celebremos.

Con la fiesta de hoy, a la que llamamos Epifanía o Manifestación, celebramos que Jesucristo es para todos, la Persona universal. Esto nos parecerá a todos una obviedad, pero si lo decimos de esta otra manera, quizá algunos se muevan a escándalo: Jesucristo no es propiedad de la Iglesia. Jesucristo fue enviado como un inmenso regalo para todo el mundo. La misión de nosotros, los que nos decimos cristianos, no es apropiarnos de Jesús sino darlo a conocer, hacerlo llegar a todas las gentes. Si Jesucristo es un don inapreciable para nosotros, entonces lo es también para todos, ¿por qué no manifestarlo, por qué no darlo a conocer?

No vayamos a ser proselitistas, el pasaje evangélico que hoy escuchamos es sumamente claro en este sentido. Los magos del oriente, y los pueblos a los que ellos representaban, a los que Dios invitó a adorar al Hijo hecho carne de la nuestra, no conocían al Dios verdadero. Muchos pueblos y culturas del oriente tenían a muchos otros dioses. Esos dioses no les hablaban a sus creyentes por medio de una Escritura sagrada. Estos pueblos tenían ídolos, imágenes estáticas que ni hablaban ni salvaban. Otros pueblos de más al oriente vivían una espiritualidad muy desencarnada pero no se relacionaban con su dios o sus dioses de manera personal. Y aquí vinieron a encontrarse, no sólo con el rey de los judíos que acaba de nacer, sino con el rey universal. Se encontraron primero con el otro rey de facto, Herodes el viejo, pero a éste no lo adoraron, porque no lo venían buscando a él.

En la plenitud de los tiempos el Dios verdadero, el Padre eterno, les envió una señal que ellos, como estudiosos de las estrellas, podían leer e interpretar. Y a pesar de que encontraron a un niño pequeño, frágil, pobre, no se desilusionaron ni se echaron para atrás. Lo adoraron y le ofrecieron oro, incienso y mirra. Y después de adorarlo, se regresaron a su tierra. ¿Alguien les pidió que antes de adorar al Rey del universo primero recitaran el credo? ¿Alguien les pidió que antes de acercarse a la Persona más sagrada del mundo primero se sometieran a la circuncisión? Desde luego que no. Si ellos hubieran, intentado al menos, acercarse al templo de Jerusalén, los judíos habrían hecho un escándalo tremendo, porque los paganos eran considerados como impuros, si no es que como animales que podían contaminar con sus pies a esa sacrosanta construcción.

Pero Jesús, ya desde pequeño, entraría en contacto directo con paganos, con pecadores, con gente impura. Por eso afirmamos categóricamente, que más allá de las religiones, Jesucristo, nacido en la pobreza, es salvación, paz, amor de Dios, reconciliación, misericordia, gracia para todas las gentes. Hablamos del Jesús de los santos evangelios.

Ahora bien, ¿nosotros somos una ventana, un cristal que sirve para dar a conocer a Jesucristo? Cuántas veces, debemos reconocerlo con toda humildad y honestidad, hemos servido más bien para ocultar a Jesús y darnos a conocer a nosotros. No hablemos sólo de los católicos que a nivel individual oscurecemos la persona de Jesús con nuestros actos, sino de toda la Iglesia en su conjunto, jerarquía y laicos, que con nuestras estrechas estructuras legalistas y cultualistas, pero también con nuestro mundanismo y con nuestros afanes de honores y rejuegos de poder, ocultamos a Jesús en vez de manifestarlo, como así lo hicieron en aquel tiempo las comunidades evangélicas, las que están detrás de la redacción de los cuatro evangelios.

 

 

Copyright © 2020 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |