Maximino Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación     


 
SABER ORAR

Cuentan que un humilde zapatero tenía la costumbre de hacer siempre
sus oraciones en la mañana, al mediodía y en la tarde. Se servía de
un libro de plegarias porque no se sentía capaz de dirigirse al
Creador con sus pobres palabras. Un día, se sintió muy mal porque,
estando de viaje, olvidó su libro.

Nuestro buen zapatero le dijo entonces a Dios: "Perdóname, Dios mío,
porque necesito orar y no sé cómo. Ahora bien, ya que Tú eres un
Padre de amor voy a recitar varias veces el alfabeto desde la a hasta
la z, y Tú que eres sabio y bueno podrás juntar las letras y sabrás
qué es lo que yo te quiero decir".

Cuenta la historia que ese día Dios reunió a sus ángeles en el cielo
y les dijo conmovido que esa era la más sincera y la más bella de las
oraciones que le habían hecho en mucho tiempo. Una oración con las
cualidades de la plegaria que hace milagros, cierra heridas, ilumina,
fortalece y acerca los corazones, es decir, una plegaria humilde,
confiada, sincera y amorosa. ¡Cuánta necesidad tenemos de estas
oraciones!
Todos debemos aprender a orar con el corazón, a alabar, a bendecir, a
perdonar, a agradecer. Y, claro, a tener bien presente que la oración
se ve en la acción, en los buenos frutos y en un compromiso por la
justicia y por la paz. En efecto, actuar sin orar es desgastarse y
orar sin actuar es engañarse. Por eso comparto con ustedes este
comentario al Padre Nuestro, esperando deje valiosas inquietudes en
su espíritu:

Di Padre, si cada día te portas como hijo y tratas a los demás como
hermanos.
Di Nuestro, si no te aíslas con tu egoísmo.
Di que estás en los cielos, cuando seas espiritual y no pienses sólo
en lo material.
Di santificado sea tu Nombre, si amas a Dios con todo el corazón, con
toda el alma y con todas tus fuerzas.
Di venga a nosotros tu Reino, si de verdad Dios es tu rey y trabajas
para que Él reine en todas partes.
Di hágase Tu voluntad, si la aceptas y no quieres que sólo se haga la
tuya.
Di danos hoy nuestro pan, si sabes compartir con los pobres y con los
que sufren.
Di perdona nuestras ofensas, si quieres cambiar y perdonar de corazón.
Di no nos dejes caer en tentación, si de verdad estás decidido a
alejarte del mal
Di líbranos del mal, si tu compromiso es por el bien.
Y di Amén si tomas en serio las palabras de esta oración.

 


 

Copyright © 2018 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |