Maximino Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación     




(Puede hacer click en la imagen de la capilla de cantera para que se desplieguen los demás artículos)

 

LA BUENA NOTICIA DEL DIOS DE LA VIDA

Vigilia pascual y domingo de resurrección, 4 de abril de 2021

Marcos 16,1-8

Carlos Pérez B., pbro.

 

"¡Vayan a Galilea, allá lo verán!”

Si realmente nos hemos convertido en seguidores de Jesucristo, para nosotros es una noticia formidable que haya resucitado de entre los muertos. Sería una fatalidad si nuestro Maestro y Señor de la vida se hubiera quedado muerto, fracasado frente a los proyectos y afanes mezquinos de los hombres. Esta noticia la vivimos nosotros y se la queremos comunicar a todo nuestro mundo, porque Jesucristo es una Persona Universal, es salvación para todos.

Al igual que lo vivió nuestro Señor, ésta no es una mera noticia que deba resonar verbalmente, es ante todo un testimonio de vida: con toda nuestra vida manifestamos la vida resucitada de Jesús. Los evangelistas así nos lo hacen ver, especialmente san Marcos. Si nuestro mundo no se ve transformado en un mundo de vida, especialmente para los pobres, entonces la resurrección no es la buena noticia de Jesús, el Evangelio de la vida.

En la Vigilia Pascual hemos proclamado el primer final del evangelio según san Marcos. En esos primeros 8 versículos del capítulo 16, nos comenta el evangelista que nadie vio a Jesús resucitado, no se encontró con ninguno de sus discípulos o discípulas, como sí lo mencionan los otros evangelistas, incluso el segundo final de este evangelio según san Marcos, 16,9-20. San Marcos tiene una finalidad mucho muy interesante y profunda. Un joven vestido con túnica blanca les comunica a las tres mujeres que habían ido muy temprano al sepulcro, la gran noticia de que Jesús de Nazaret había resucitado. Pero, además, les da este encargo: que vayan a decir a sus discípulos y a Pedro que irá delante de ellos a Galilea; allí le verán, como les dijo. En Marcos 14,28 así lo leemos: "después de mi resurrección, iré delante de ustedes a Galilea”. Con esto, son las mujeres las primeras apóstoles (enviadas), testigos de la resurrección de Jesús.

¿Qué significa este envío a Galilea? ¿Por qué no lo vamos a ver en Jerusalén sino en Galilea? Hay que volver a la primera página de este evangelio, al comienzo del ministerio de Cristo; hay que volver sobre los pasos recorridos, por esos pueblos de pobres, enfermos y pecadores, volvamos sobre cada uno de sus milagros, sus parábolas, sus enseñanzas, volvamos sobre sus encuentros con las personas y las multitudes. ¿Qué vamos a ver después de haber vivido su pascua de resurrección? Con una mirada iluminada por su vida resucitada, vamos a comprender más a fondo que él era y, ahora resucitado, continúa siendo la buena noticia de la vida de Dios, de la alegría del pueblo humilde, de la inclusión de los excluidos, la salvación de los condenados, la salud de los enfermos, la gracia para los pecadores. Si en un primer recorrido por las páginas del evangelio no lo comprendimos, como no lo comprendieron tampoco los discípulos, ahora iluminados por la vida de Dios todo se nos hace más claro. Y cada vez que volvamos y volvamos por estas páginas sagradas, iremos comprendiendo mejor la obra y la persona de Jesús, el Hijo de Dios, la buena noticia para todo nuestro mundo, de todos los tiempos. Se nos irá abriendo la mente, el corazón y la mirada como lo hacía Jesús con aquellos ciegos.

Es necesario que localicemos dónde es ahora Galilea, no sólo geográficamente sino sobre todo social y religiosamente, para volver sobre los pasos de Jesús. Estamos seguros que a Jesús no lo vamos a encontrar vivo ahí donde habitan el poder humano y el dinero, entre los orgullosos y autosuficientes, sino entre los pobres de nuestro tiempo, los marginados, los impuros de hoy día. A partir de ellos, iremos haciendo resonar la buena noticia de que Jesucristo sigue vivo, actuante, salvador para todos. A todos los que buscan la vida y la felicidad, salir de sus problemas, a todos los que buscan un mundo nuevo, digámosles: ¡vayan a Galilea, allá lo verán!

 


 

Copyright © 2021 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |