Maximino Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación     


 
OBISPO COADJUTOR
 
JFA fue presentado como obispo coadjutor a la comunidad católica de Chihuahua durante una Misa en Catedral, el miércoles 25 de enero de 1989. Hizo la presentación el delegado apostólico Girolamo Prigione. La impresión unánime que reflejan los reporteros de los tres diarios de la ciudad en sus notas del día siguiente, es de una ceremonia donde reinó cierta frialdad, un clima humano tenso y de poco entusiasmo. Prigione hizo continuas alusiones subliminales a que habría que cambiar el rumbo de la diócesis y que esa era la encomienda que traía JFA.
 
En esa Misa el delegado apostólico expresó con claridad que eran tres las "prioridades” que tenía la Iglesia mexicana:
1. Las vocaciones sacerdotales y religiosas,
2. La educación de la juventud, y
3. La formación de los laicos. Lo que no quedó claro fue lo que se supo después: que esos tres campos de actividad, atención a los sacerdotes y religiosas, a los jóvenes y a los laicos organizados, quedaban reservados a JFA y, por tanto, sustraídos a la competencia de don Adalberto Almeida y Merino, siendo todavía éste el diocesano.
 
Dos valiosos años y medio tenía JFA por delante para conocer bien su nueva diócesis y a su gente, antes de tomar posesión como arzobispo titular. Después hemos visto que lo mismo pudieron ser dos años y medio que dos días y medio. A pesar de sus reiteradas afirmaciones de no traer consignas ni tener prejuicios contra personas, él traía ya una idea fija de lo que era la diócesis y de lo que iba a hacer en ella, o más bien de lo que iba a "no-hacer” en ella. Su relación con los sacerdotes y con el Seminario, que era una de sus "prioridades”, chocó continuamente con la callada resistencia, o más bien, con el desinterés de éstos, lo cual lo llevaba con frecuencia a desahogarse con el delegado apostólico, quien inmediatamente llamaba a don Adalberto para que le facilitara la tarea.
 
Una prueba evidente de que JFA ya traía su idea fija sobre la diócesis, idea en la que el rechazo firme y decidido de la línea pastoral de don Adalberto y de la diócesis en general formaba la parte medular, es que durante esos dos años y medio en ningún momento se acercó a don Adalberto para platicar con él, consultarle algo o pedirle alguna información. En cierta ocasión, don Adalberto le hizo esta pregunta: "Monseñor, ¿cómo piensa usted gobernar la diócesis?”. A lo que JFA respondió de inmediato y secamente: "Como se hace con una máquina”.
 
Don Adalberto quedó muy impresionado. Con el tiempo se habría de comprobar que esta respuesta no era un desliz pasajero sino una firme convicción. En una entrevista para Notidiócesis, JFA expresó en ese tiempo que su "texto” fundamental para ejercer su cargo de obispo era el código de Derecho Canónico "y me he apegado totalmente a él para realizar mi labor”. Cosa aparentemente muy correcta, pero que de alguna manera refleja su mentalidad preconciliar respecto a la tarea pastoral de un obispo, para quien el código es ciertamente un instrumento muy importante, pero no su inspiración principal. A esto hay que añadir que el mismo derecho canónico no lo observa JFA tan escrupulosamente cuando trata de alcanzar los fines que se propone, como lo veremos más adelante. A un año de haber llegado a Chihuahua, ya la sorpresa de su nombramiento había ido dejando lugar a cierta desilusión. Éste se echa de ver, sutilmente, en una entrevista que se le hizo para Notidiócesis.
 
En ella el reportero refleja cierta percepción que hay en el ambiente, por ejemplo le pregunta el reportero: "Se ha hablado en diferentes medios de una supuesta imposición de su persona a la diócesis...”, "¿Podemos hablar de cierto recelo?”, "Entonces, ¿no se han entendido bien las funciones del arzobispo coadjutor?”. Hay que reconocer que JFA sortea bastante bien el peligro, aunque para eso tenga que dar largas evasivas y aun expresar cosas muy distintas de las que ha manifestado siempre con su actuar concreto. Por ejemplo, a la pregunta "¿Cómo ve usted la línea pastoral seguida por Mons. Almeida en Chihuahua?”, a lo que responde: "Muy buena. Apegada al Concilio y muy relacionada con la realidad concreta en la que viven los chihuahuenses”.
 

Copyright © 2018 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |