Maximino Cerezo Barredo, Pintor de la Liberación     


 
 
 
PIDO SE RECONSIDERE LA DOCTRINA SOBRE EL MATRIMONIO
Viernes 21 de agosto de 2015
 
Carlos Pérez Barrera, Pbro.
 
     Se acerca la segunda etapa del Sínodo de los obispos sobre el matrimonio y la familia.
 
     Quienes nos dedicamos al ministerio parroquial, ante tantos casos tan dramáticos de personas (tanto cónyuges como hijos) que han fracasado en una primera unión sacramental y que han vuelto a unirse en un segundo matrimonio civil, queremos pedirle al Papa y al Sínodo que repiensen, que reconsideren la doctrina del matrimonio y la práctica de la nulidad.
 
     Aceptamos como Palabra de nuestro Señor Jesucristo lo que leemos en el evangelio:
 
"Desde el comienzo de la creación, Él los hizo varón y hembra. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre” (Marcos 10, 6-9).
 
     El lugar primordial en el corazón de Jesús lo ocupan siempre las personas, y es en función de las personas, sobre todo las partes más débiles como es la mujer, por lo que nos ha ofrecido esta enseñanza tan bella y fundamental para los seres humanos. El matrimonio es para el ser humano, no está el sábado por encima del hombre.
 
     Este es el ideal al que debemos tender todos los creyentes: establecer un matrimonio bien fundado entre hombre y mujer, para el bien de ellos y para el bien de los hijos.
 
     Pero, ¿si el matrimonio se torna, por una equivocación, que todos en nuestra fragilidad podemos cometer, en una carga que en vez de servir al hombre lo oprime? En este caso el Moisés del AT resultaría ser más comprensivo con su pueblo que nuestro nuevo Moisés.
 
     En el mundo cultural y religioso de Jesús no existía el divorcio en su sentido moderno. Lo que se aceptaba era el repudio, el rechazo del hombre hacia su mujer: el marido y sólo el marido tenía derecho a poner a su mujer de patitas en la calle, así literalmente. Es a esta situación a la que responde Jesucristo. Su enseñanza va dirigida a proteger a la mujer, la parte más débil. El hombre no puede repudiarla porque la deja desamparada en un mundo machista. Como yo le decía a los muchachos en el ambiente rural: "Si te llevas una muchacha, cúmplele, no la dejes embarazada y luego la avientas como si fuera un artículo de uso, y además desechable”.
 
     ¿En qué momento se realiza o establece el matrimonio? La Iglesia responde canónicamente que cuando expresan su consentimiento ante dos testigos y el testigo oficial de la Iglesia. Y no hay matrimonio entre bautizados que no sea al mismo tiempo sacramento.
 
     Esta es la respuesta de la Iglesia, pero no es propiamente la enseñanza de nuestro Señor, hay que dejar bien claro esto. Nuestro Señor nunca celebró o asistió en calidad de testigo oficial a ningún matrimonio, ni siquiera en las bodas de Caná.
 
     Yo me pregunto, tratando de ser más papista que el Papa, si no estaremos falseando la doctrina de nuestro Señor al establecer una regla diferente. Porque si dos bautizados se unen en unión libre, ahí la Iglesia dice que no hay verdadero matrimonio, y si se unen civilmente tampoco, y no digamos entre quienes tienen su primera relación sexual.
 
     ¿No estaría nuestro Señor Jesucristo pensando en esa primera relación sexual cuando habló de que los dos serían una sola carne? Entonces, si la Iglesia se toma el atrevimiento de diferir la cosas, ¿por qué no cuestionamos el establecimiento del matrimonio cuando se dan no sólo las condiciones canónicas para que exista sino otras condiciones que son más fuertes como el verdadero amor y no una falsa ilusión lo que los lleve ante el altar?
 
     Por eso yo les pido al Papa y a los obispos reunidos en Sínodo que dejen que en las diócesis los obispos ayudados por sus equipos pastoralistas examinen cada caso y dictaminen si una pareja después de años ha demostrado que su primera unión no era verdadero matrimonio y la segunda sí, y esto sin menoscabo de las atenciones que se deban tener hacia los hijos de la primera unión.
 
     A quienes quieran unirse con su firma por esa reconsideración les recomiendo el siguiente sitio: change.org
 

Copyright © 2018 www.iglesiaenchihuahua.org by xnet.com.mx
Mapa del Sitio | acceso |